Esta semana llega a las salas de cine de todo el mundo la adaptación cinematográfica de Ready Player One. La obra prima de Ernest Cline que debutó en 2011 y desde entonces se ha convertido en “el Santo Grial de la cultura pop” … lo cual es muy exagerado. Sin embargo, funciona como el pretexto perfecto para hablar sobre uno de los elementos más importantes de la novela: los videojuegos.

Tanto Ernest Cline como James Halliday (el creador de Oasis en el libro) son grandes fanáticos de los juegos clásicos de arcade de los años ochenta, así como de varios títulos de Atari 2600, por nombrar solo un par de sus pasiones. Es por ello que este primera recopilación la hemos armado tomando como base los acontecimientos del libro, por lo que podrás leer sin miedo a spoilers de la película… pero con muchos detalles sobre lo que pasa en la historia de Wade Watts en la novela.

De la lista solo un juego se puede encontrar en la película, pero como ya mencionamos, no te vamos a revelar nada que te arruine la experiencia. Lo que sí haremos es que te intereses por el libro y de paso que juegues algo retro en estos días.

Pac-Man

Sabemos que la creación de Toru Iwatani para Namco en la década de los 80’s no necesita presentación. Si bien no está del todo confirmado que haya nacido de una pizza incompleta, el famoso personaje de arcade es probablemente una de las figuras más importantes de la industria con y sin dicha leyenda urbana. Obviamente nos referimos en primera instancia a la versión clásica de Pac-Man.

En Ready Player One existe un planeta llamado Archaide en donde Halliday ocultó un negocio de su infancia llamado Happytime Pizza. En dicho lugar se encontraba un salón de arcade con títulos como Galaga, Dig Dug y Pac-Man, este último con un letrero de fuera de servicio. La maquina de Midway ocultaba un secreto: al realizar una partida perfecta (superando los 256 niveles sin perder) el usuario de Oasis recibía una moneda de 25 centavos o, como descubriríamos después, una vida extra.

Joust

Desarrollado por Williams Electronics, Joust es un arcade cooperativo en el que un par de jugadores disputan un duelo estilo medieval montados en avestruces voladoras en el espacio exterior. Si bien no se trata del primer título para dos personas al mismo tiempo en un arcade, sí logró popularizar el concepto a principios de la década de los ochenta. Al final la obra terminó influyendo en títulos como Mario Bros y Ballon Fight.

En la novela de Ernest Cline Joust es el primer desafió que debe superar Parzival una vez que logra descifrar el acertijo inicial de Anorak que lo conduce a la Tumba de los Horrores. Acererak the Demi-Lich es el personaje que lo recibe en una recreación de un escenario extraído de Dungeons & Dragons; una vez ahí debe vencer al hechicero en un “dos de tres” en Joust para conseguir la llave de cobre. La clave de la victoria, al menos para Wade, fue tomar el lugar del jugador uno.

Zork

A diferencia de las enormes producciones que tenemos hoy en día en la industria de los videojuegos, Zork se trataba de algo muy sencillo, apelando completamente a la interacción del usuario y al crecimiento de la comunidad. Básicamente nos encontrábamos ante un lenguaje de programación en el que interactuábamos por medio de texto en vez de gráficos. Suena complejo para la década de los 80’s, pero fue todo un fenómeno entre los jugadores más clavados de aquellos años.

Zork aparece durante la búsqueda por la llave de Jade en Ready Player One. El planeta Frobozz albergaba 512 copias de Zork listas para encontrar los 19 trofeos ocultos en el juego que darían acceso al jugador, en conjunto con un silbato del Cap’n Crunch, a la segunda llave del desafió de Anorak. Al tratarse de un juego basado en texto, la recolección de Wade es sencilla, pues lleva una buena cantidad de pistas y apuntes en su inventario sobre la programación de la aventura.

Black Tiger

Conocido en Japón como Black Dragon, se trata de un juego desarrollado por Capcom para salones de arcade en 1987. El título es conocido por su enorme nivel de dificultad, incluso en su versión americana que es considerablemente menos exigente que la japonesa. Cabe destacar que la obra de Capcom es un beat ‘em up que años después inspiraría juegos como Castlevania y Metroid. Además, se trata del videojuego favorito de Ernest Cline.

En un edificio de Tyrell inspirado por Blade Runner había una colección de arcades entre las que se incluía Black Tiger. La misión, a diferencia de otras referencias, era superar el juego, pero no desde el gabinete del arcade, sino en una simulación 3D del juego de Capcom. Evidentemente la dificultad de Black Tiger se mantenía intacta, pero la habilidad de Wade fue suficiente para superar el reto. La recompensa, además de la ansiada llave de cristal, fue un robot gigante que tendría gran impacto en la batalla final de la historia.

Adventure

Warren Robinett desarrolló Adventure para el Atari 2600 sin ayuda de nadie. Lamentablemente la compañía no quiso dar el crédito correspondiente al desarrollador, lo que llevó a Robinett a dejar el primer easter-egg en la historia de los videojuegos. Con ayuda de un objeto llamado “punto gris” que no es más que un pixel del mismo color del fondo del juego y por lo tanto parece invisible, el jugador puede acceder a un cuarto secreto (debajo del castillo amarillo) en donde se encuentra la leyenda: “Created by Warren Robinett”.

Dicho easter-egg es probablemente una de las grandes inspiraciones de Ernest Cline para la historia de Ready Player One. En voz de James Halliday es que nos enteramos que la búsqueda por el huevo en la novela tiene como principal motor el secreto de Warren Robinett. Solo que en la historia de Ready Player One aquel que logre encontrar el huevo heredará la fuente de ingresos más importante en la historia de la humanidad. Definitivamente no se trata de hacerle saber a los jugadores que tú creaste su videojuego favorito… sino de entregarles las llaves del reino.

***

Ready Player One se estrena este 29 de marzo en los cines de todo el mundo. Una oportunidad perfecta para disfrutar de la experiencia más encantadora y nostálgica de la cultura pop. Que dicho sea de paso ha sido dirigida por una de las personas más importantes en la historia del entretenimiento: Steven Spielberg.

¿Tienes más dudas sobre Ready Player One? No te pierdas nuestra review y descubre la razón por las que las historias de amor y videojuegos siempre pueden triunfar en la pantalla grande.