A apoco más de mes y medio de la fecha pactada para el debut oficial de la nueva IP de Rare. Microsoft nos permitió, así como a muchos otros jugadores en el mundo, ser partícipes de quizá la última versión de prueba no abierta al público de su nueva exclusiva. Hablamos por supuesto de Sea of Thieves una de las pocas cartas fuertes que tiene Xbox para este 2018 en cuanto a exclusividad se refiere; título que desde su anuncio ha sido objeto de escepticismo y depreciación. Es por ello que te traemos un pequeño adelanto de lo que pudimos probar en la beta cerrada de Sea of Thieves esto con el fin de puedas despejar, en la medida de los posible, tus dudas sobre esta futura exclusiva de Xbox One.

En cuanto a impresiones generales te puedo comentar que Sea of Thieves es un juego que luce de primera mano por su apartado gráfico y mecánicas de juego. Al igual que muchos fanáticos de Xbox, tenía ciertas dudas sobre la dirección artística por la que se está llevando al título de Rare, para mi gran fortuna, y la de otros dubitativos, puedo asegurar que Sea of Thieves es fantástico, desde su increíble diseño caricaturesco plastificado que engloba todo el entorno que nos rodea, hasta sus maravillosos atardeceres sobre el agua casi realista en la que navegamos, una obra que luce los mejores elementos de Rare.

Fue satisfactorio el ver como cada isla a la que visitaba tenía su propia cartografía, elementos únicos y alguno que otro detalle característico. El grado de atención que se le puso a la simulación de navegación es simplemente exquisito, cosas tan pequeñas como la dirección del viento, colocar el ancla, mover el timón o izar las velas se sienten completamente naturales; Rare colocó especial atención a los “pequeños” detalles implementándolos de manera magistral.

No es secreto para nadie que el target al que busca apelar Rare con esta IP es el de los grupos de amigos hambrientos de experiencias cooperativas o a la comunidad de gamers que gustan de ver a sus streamers favoritos convivir entre ellos con títulos multijugador. Y con justa razón Sea of Thieves es una propuesta que, si bien no parece que excluya al jugador solitario, si te invita a jugar en compañía. Basta con el simple hecho de intentar navegar el barco solo… lo cual es sumamente complejo puesto que este está diseñado para que cada jugador se haga cargo de una parte de la nave en específico.

A pesar de que la beta solo contaba con una única misión principal, la cual consistía en encontrar un tesoro a través de un mapa, y pocas actividades secundarias (batallas navales, encuentros con NPC o personalización de tu personaje) puedo confirmar que Sea of Thieves es un juego sumamente divertido. Que el juego este totalmente enfocado a la experiencia cooperativa ha sido un gran acierto.

El poder interactuar de manera tan cercana con tus compañeros, y que además cada uno se siente parte del equipo por razones como que la falla de uno podría significar el hundimiento del barco, la muerte de algún compañero u otra adversidad para el grupo, termina en una experiencia única en Xbox One. Sin embargo, la limitada cantidad de jugadores y opciones jugables en la beta provocó que después de repetir las misiones de busqueda, la nvegación y el combate con esqueletos, todo se volviera sumamente repetitivo.

Al final del día, Sea of Thieves -a mi parecer- es una exclusiva llena de diversión y con un diseño artístico sobresaliente.

Sea of Thieves va viento en popa a convertirse en una gran propuesta para Xbox… especialmente hoy que se encuentra tan carente de exclusivas. Entre los puntos que más me puedan llegar a preocupar está la total dependencia a la modalidad cooperativa que el juego implementa, pudiendo alejar con ello a cierto tipo de jugadores, aunque sé que se trata una beta y Rare ha confirmado que habrá muchísimos NPC en el juego, la realidad es que la mayoría del tiempo el juego se sintió vacío, con poca vida y pocos cambios en el ambiente que pudieran darle un nuevo giro al entorno.

De igual forma espero que el juego tenga más actividades por hacer, a pesar de ser increíblemente divertido el buscar tesoros, no es algo que se sienta sustancioso, por el contrario creo que una mecánica tan sencilla funciona por el hecho de explotar al máximo el factor co-op. Ojo, con esto no estoy asegurando que el juego sea injugable en solitario, seguramente habrá algún modo eficiente de salir a altamar sin compañía, sin embargo, el mismo título provoca al jugador a tener compañía lanzándonos con otros jugadores al azar.

Sea of Thieves apelará totalmente a este elemento, solo espero que logren implementar actividades igual de funcionales como la búsqueda del tesoro, pero con mayores cambios una de la otra. Si Rare logra pulir todos los elementos señalados, sin lugar a dudas, Sea of Thieves será un éxito para el estudio británico el cual además y seguramente se volverá popular dentro de la comunidad de streamers y jugadores.

Por otro lado, nadie podría asegurar que este título se convierta en un golpe sobre la mesa por parte de Xbox,. Al final del día, Sea of Thieves -a mi parecer- es una exclusiva llena de diversión y con un diseño artístico sobresaliente… que para su mala fortuna le toca competir contra las exclusivas que los dos colosos nipones de la industria de los videojuegos nos tienen preparadas para este 2018.