A principios del Siglo XXI la situación con Spider-Man en la cultura pop estaba a punto de otorgarnos uno de sus momentos más importantes. Veníamos de un par de series animadas publicadas por Fox Kids en donde la galería de villanos y situaciones había retomado grandes momentos de la industria del cómic. Mientras que en el noveno arte la iniciativa de Marvel titulada “Ultimate” estaba a punto de despegar con una nueva versión de el Hombre Araña. Y en poco más de un año la primera película de Spider-Man llegaría a las salas de cine.

Evidentemente la industria de los videojuegos no se iba a quedar atrás… y mucho menos tratándose de Activision. Fue así como el 30 de agosto del 2000 vimos debutar Spider-Man en PlayStation, Dreamcast, Nintendo 64 y Windows. Una nueva entrega del amigable vecino neoyorquino que cambiaría por siempre al arácnido en el mundo de los píxeles.

Welcome, True Believers and newcomers alike

Afortunadamente, Ultimate: Spider-Man triunfó en las páginas de Marvel Comics, Spider-Man de Sam Raimi se convirtió en la película más taquillera del verano de 2002 y Spider-Man de PlayStation (como generalmente se le conoce) es -hasta hoy- el mejor videojuego inspirado en el personaje creado por Stan Lee y Steve Ditko. Obviamente estamos aquí para justificar el título de esta nota y utilizamos la versión de Dreamcast para ello.

Spider-Man está ligeramente inspirado en la serie animada del personaje estrenada en 1994. De hecho, la tipografía que decora la caja de este juego, así como buena parte de los personajes y argumento están tomados de dicha caricatura… aunque en realidad esto no debería de reflejarse la manera en que lo muestra el tráiler. Spider-Man, ya cargaba con una enorme responsabilidad gracias a sus -en ese tiempo- casi 40 años de historia, e incluso como una consecuencia directa de todos los proyectos que estaba por llegar a diferentes medios; por lo que un juego a la altura de las circunstancias es lo mínimo que podríamos esperar de Spidey.

En caso de haber leído alguno de los diferentes títulos protagonizados por Spider-Man en Marvel, seguramente la trama de un Hombre Araña prófugo de la justicia, culpado injustamente o con los policías detrás de él no te parezca extraña. Sin embargo, siempre es una buena idea comenzar de esta forma a conocer al personaje… pues ¿por qué buscaría la policía detener a Spider-Man?

SPOILER ALERT: Estamos hablando del mejor juego de Spider-Man hasta ahora, no sigas leyendo hasta que lo juegues, créeme que no te vas a arrepentir.

Spider-Sense… tingling!

Bueno, Spidey es culpado injustamente por el Doctor Octopus de haber robado su tecnología en una exposición científica. Las pruebas parecen irrefutables, pues Spider-Man apareció en el escenario para huir con el nuevo experimento de Otto Octavius, destruyendo la cámara de Eddie Brock con las fotografías del robo durante su escape. Es así como Peter Parker (a.k.a. Spider-Man) deberá enfrentarse a quién sea necesario para limpiar su nombre y averiguar quién está detrás de todo esto.

Conforme avanzamos en la historia descubriremos que Mysterio, Carnage y el Doctor Octopus fueron los encargados de engañar al público y a la policía sobre el robo. El malvado Doc. Ock quiere convertir a los habitantes de New York en simbiontes, por lo que necesita una muestra del espécimen alienígena que posee Cletus Kasady para tal atrocidad. Mientras que Mysterio fue contratado únicamente para suplantar a Spider-Man y evitar que el héroe se interpusiera con los planes de Octopus y Carnage.

Lamentablemente la ciudad de New York alberga más villanos de los que nuestro amigable vecino puede controlar al mismo tiempo. Spider-Man no solo debe huir de la policía en una persecución que jamás han tenido que enfrentar Kraven el Cazador o el propio Carnage. Sino que además Scorpion, Venom, Lizard y hasta Rhino hacen aparición dentro del juego -sin estar relacionados directamente con el plan de Octavius- afectando directamente a los personajes más cercanos del justiciero como Jonah Jameson, Mary Jane Parker y Black Cat. Una lucha nada sencilla para el héroe más popular de todo Marvel Comics.

En consecuencia, los jugadores nos encontramos ante una historia llena de momento brillantes. Situaciones comunes en las páginas de la “casa de las ideas”, pero que se sienten frescas en una consola de videojuegos. Así disfrutamos de la inesperada alianza entre Venom y Spider-Man para detener a Carnage o los cameos de Daredevil, Punisher o Human Torch. Eventos que tienen una razón especial en el canon de Spidey; eventos que un jugador que solo buscaba pasarla bien podría entender como un guiño divertido o una referencia a personajes que quizá ha visto en otro lado.

Y es que en el año 2000 el fenómeno por los superhéroes no estaba tan desatado como hoy en día. Hace 18 años daba -relativamente- igual ver al Capitán América o Wolverine en el juego, mientras que hoy podría ser el nuevo rumor sobre los próximos proyectos de Marvel Games. Seguramente un lector de cómics disfruto muchísimo las referencias a Stark Industries, Roxxon o el Edificio Baxter, mientras que otros apenas y reconocían los carteles con Hulk o el traje de la Scarlet Spider. Y ya ni hablar del modo What If?… con todo y la presentación de Uatu (solo debes colocar “UATUSEES” en la pantalla de trucos.

Aunque en lo particular, una de las cosas que más valoro hoy en día es la presentación de Stan Lee en diferentes momentos del juego. La primera vez que jugué a Spider-Man la voz de “The Man” no significaba nada y mucho menos le entendía, hoy puedo esbozar una sonrisa al escuchar que sus expresiones sobre Spidey coinciden de manera increíble con todo lo que se puede leer en su etapa a cargo del personaje. Un detalle que seguramente tendrá mucho valor nostálgico en el futuro.

 One taken down by your friendly neighborhood Spider-Man

¿Por qué es el juego que más recuerda la gente de Spider-Man? Seguramente por el momento. Por ejemplo, yo estaba muy emocionado por la primer película de Spider-Man precisamente porque en esos días estaba jugando al juego de PlayStation. Además, sí terminó siendo un juego que colocó las bases sobre las próximas aventuras protagonizadas por Peter Parker -e incluso de otros superhéroes- en la industria de los videojuegos.

La obra de Neversoft recreó los movimientos claves de Spider-Man, su mundo de justicieros y ese sentido de responsabilidad que le inculcó el tío Ben. Una combinación de gameplay, historia y narrativa que se podía sentir fiel a cualquier versión de Spider-Man que existiera o que se fuera a crear en los próximos años. Ya teníamos a un gran Spider-Man en Marvel vs. Capcom, pero muchos jugadores necesitábamos explorar más sobre el personaje en la misma consola. Y todo el equipo logró entregarnos justo faceta de Spidey.

Desplazarse de un lugar a otro por medio de las telarañas era simplemente increíble. Lo mismo ocurría con los ataques especiales como los puños con telaraña, las web ball o las telarañas directas para enredar o jalar a un enemigo. Situación similar con los diferentes golpes de Spider-Man o el uso del escenario para atacar por sorpresa con solo dejarnos caer del techo. No había grandes combos o mecánicas muy complejas, pero seguramente esas acciones nos permitirán tener interesantes flashbacks cuando nos encontremos ante el Spider-Man de PlayStation 4.

Para preparar este artículo utilice la versión de Dreamcast, que probablemente sea la mejor versión del juego. La de Windows nunca la he jugado (sorry), la de PlayStation no se ve tan bien como la que podemos encontrar en Dreamcast y la entrega de Nintendo 64 reemplazó las cinemáticas por arte estilo cómics, nada mal, pero se disfruta más la de PS1 o Dreamcast. Por ejemplo, Black Cat utiliza su antifaz en Dreamcast a diferencia de PlayStatuon en donde no tiene este accesorio, además los rostros y escenarios tienen un mayor detalle y definición en la consola de SEGA. Quizá el control sea un problema, pero te acostumbras rápido.

It’s showtime, freaks!

Obviamente regresar a jugar un título de tres generaciones atrás es todo un reto. Más que nada por la manera en que se presenta el juego, las opciones, controles y definitivamente el salto generacional. Debo admitir que sentí un poco más complicada la aventura que en el año 2001/2002 (cuando lo jugué por primera vez). Pero no lo sentí nada viejo, de hecho, me parece que visualmente se conserva increíble -por ello la recomendación de Dreamcast-. Lo que no se ha mantenido tanto es la banda sonora, pues a diferencia de las voces y los efectos, la música de acompañamiento solo suena en combate y es un poco tedioso escucharla por pedazos.

Lo que sigue siendo maravillosos es la cantidad de easter-eggs o referencias disponibles. Encontrar un cómic en el Edificio Baxter, luchar contra Venom en una carrera por New York o hablar con Daredevil sobre nuestra situación son cosas encantadoras que ya pude entender por completo. Lo mismo ocurre con los extras como las portadas estilo cómic que presentan los niveles, la ya mencionada narración de Stan Lee o los trajes que puedes desbloquear conforme terminas el juego y que responden a su contexto con el cómic. También están las descripciones de personajes a cargo de Stan Lee o las portadas clásicas de cómics que seguramente me mostraron eventos que hoy en día conozco de memoria… pero en ese momento solo estaban ahí, sin representar nada.

Spider-Man es uno de los primeros juegos que terminé en el PlayStation de mi hermana. Junto a mis primos en una tarde que no podíamos despegarnos de la consola hasta concluir con los planes del Doctor Octopus. Un videojuego que puedo voltear a ver con la misma nostalgia que a muchos les produce un Ocarina of Time o Metal Gear. Simplemente sorprendente. Espectacularmente ejecutado. Definitivamente imperdible.

Metacritic incluye a Spider-Man como uno de los mejores 50 videojuegos de PlayStation… y es que pude haber jugado en esta ocasión en Dreamcast, pero siempre será el “Spider-Man de PlayStation”. Como dato curioso, el mismo Spider-Man de este juego es un personaje jugable en Tony Hawk’s – Pro Skater 2, título que se sitúa como el #1 en mencionada lista.

Hubo una secuela lanzada un año después titulada Spider-Man 2: Enter Electro… pero nunca he tenido la oportunidad de jugarla.