En agosto de 2009 el Caballero de la Noche apareció para demostrarle al mundo que su legado en el cine, la televisión y, por supuesto, los cómics podía expandirse en las consolas de videojuegos. Sin mucha confianza en el pequeño estudio inglés llamado Rocksteady, Arkham Asylum se convirtió no solamente en el juego más importante en la historia de Batman, sino también en un estándar para muchos juegos de acción / mundo abierto que siguieron llegando al Xbox 360 y PlayStation 3.

Once años después y con un panorama completamente distinto, Marvel Games, SCE e Insomniac Games buscan conseguir el mismo éxito que Warner Bros. Interactive con el único que héroe que se puede comparar con el Murciélago de Ciudad Gótica en Marvel Comics: Spider-Man. Tras morir a manos de Thanos en Infinity War y con un nuevo escritor en sus historias mensuales (Nick Spencer), Spidey buscará apoderarse de la industria de los videojuegos de la misma forma en que Batman dominó los juegos de superhéroes.

“Lamentablemente” para el trepamuros, Batman dejó muy arriba las expectativas relacionadas con los juegos inspirados en personajes de cómics… de hecho, DC no ha tenido piedad con Marvel en este apartado, en especial si comparamos los juegos de peleas como Injustice y Marvel vs. Capcom o los títulos de LEGO. Sin embargo, el trabajo que Insomniac Games lleva desarrollando durante los últimos años ha sido suficiente para emocionar a gamers, lectores de cómics y jugadores casuales.

E3, Paris Game Week y, evidentemente, la San Diego Comic-Con se han convertido en el escaparate perfecto para el arácnido. Ya sabemos que Spidey tiene al menos ocho años como justiciero; hemos visto que hará una alianza con Mary Jane (quien también será un personaje jugable) y Miles Morales; y hasta hemos visto como la lista de villanos se expande sin medida con personajes como Kingpin, Electro, Vulture, Taskmaster y Mr. Negative. De igual forma hemos visto que el juego tiene una fuerte influencia de Arkham, lo que es convenientemente positivo cuando encontramos paralelismos entre la galería de villanos de Spidey y Batsy, así como el escenario y los movimientos en aire y tierra.

Lo malo de las similitudes serán las comparaciones. Arkham Asylum fue un título que cambió para siempre a la industria de los videojuegos y de paso cumplió muchos de los sueños que tenían los lectores de DC. Lograr eso en Marvel no debería ser complicado, en especial si tomamos en cuenta que el trabajo de Insomniac siempre ha sido de primer nivel en títulos como Resistance o Sunset Overdrive. En teoría, el mundo abierto debería ser un concepto lleno de momentos épicos e increíbles guiños al universo Marvel (se dice por ahí que Marvel podría iniciar un nuevo universo al estilo del MCU con este juego).

¿Qué queremos ver en Spider-Man de PS4? En primer lugar, a un Hombre Araña que nos recuerde al Peter Parker de los cómics: tímido, inocente (con esa mirada), que se apegue al clásico “con un gran poder viene una gran responsabilidad” y que también nos recuerde las mejores etapas del personaje en sus diferentes versiones. Muy probablemente nos encontraremos con un Spider-Man al estilo de Tobey Maguire en Spider-Man 2 o el que Straczynski y Millar presentaron en el run de Civil War.

El otro punto que no debe fallar son los villanos. Desde un inicio Arkham Asylum nos presentó a Joker como el líder de la fuga. El tráiler de E3 da un poco de pistas -en relación a la existencia de los Seis Siniestros- a que el Doctor Octopus podría ser el villano principal del juego. Otto Octavius es el enemigo más importante en la historia de Spider-Man. Por otro lado, Norman Osborn -fundador de Oscorp Industries, alcalde de New York (en el juego) y asesino de Gwen Stacy (en los cómics)- también podría figurar como el gran villano a vencer para concluir el juego. En cualquiera de los dos casos la ejecución debe ser perfecta.

Para finalizar está el mundo abierto. Insomniac no debería tener problema con esto pues los villanos que eligieron, la ciudad de New York y las inmensas posibilidades que ofrece Spidey cubren la cuota de sandbox en su totalidad. Eso sí, las misiones secundarias deben ser creativas, los personajes de apoyo nos deben de importar (J.J. Jameson, May Parker, Miles, MJ y muchos más podrían servir para este punto) y Spidey debe sentirse natural como un superhéroe… sin intentar imitar a Batman y el tono que la serie Arkham posee. Vaya que la tiene difícil el amigable vecino.

Mi Batman favorito (por encima de las versiones en cómics, películas, series de televisión y caricaturas) es el Batman de Arkham Asylum. Me gusta pensar que Spider-Man podrá hacer frente al Caballero de la Noche de los videojuegos -pues además soy más fan de Marvel-, pero definitivamente es una misión que no será nada sencilla para el arácnido.

Lo único que tenemos seguro es que al Spider-Man del videojuego no le puede ir tan mal como al Spider-Man de Tom Holland en Infinity War “no me quiero ir, señor Stark”. Como dato curioso, la próxima vez que nos encontremos con el Spidey de Insomniac Games será en el Spider-Geddon de Marvel Comics.

Spider-Man llegará a PlayStation 4 el próximo 7 de septiembre.