¿Cómo compites en un género que prácticamente tiene títulos cubriendo cada una de las posibilidades que existen actualmente?

Estamos hablando de los videojuegos de carreras, donde PlayStation puede ostentarse como el gran ganador con Gran Turismo; con un Xbox que le intenta “echar lamina” con Forza Motorsport y Forza Horizon. Un género que incluso en lo arcade parece tener dominado el terreno casual con Need For Speed y lo más casual con Mario Kart.

Bueno… nada de lo anterior detuvo a Ubisoft en su búsqueda por integrarse a los títulos de carreras con el lanzamiento de The Crew hace cuatro años. Un juego que definitivamente no logró consagrarse como el mejor del año, pero que tenía un atractivo interesante que no se había explorado a profundidad por sus competidores: un mundo abierto en línea. La propuesta funcionó… o algo salió bien porque desde hace varias semanas (upsi) ya está disponible The Crew 2 para Xbox One, PlayStation 4 y PC.

Ubisoft haciendo un Ubisoft

El primer The Crew no fue un mal juego… pero tampoco era algo que el público estuviera esperando de la misma forma que un Watch Dogs o Assassin’s Creed. De hecho, la idea del mundo abierto le va muy bien al publisher francés y a los estudios que tiene en todo el mundo… pero cuando se queda únicamente con la parte online y sus mecánicas “novedosas” terminamos con algo como For Honor -y lo dice alguien que está muy emocionado por Skull & Bones-. En fin, The Crew 2 es un juego que parece apenas haber aprendido de su antecesor, pero muy poco y mal implementado.

Lo primero que encontramos dentro del juego es que no solo se trata de automóviles, ahora la aventura por todo Estados Unidos se puede realizar en lanchas y aviones. Evidentemente este cambio agrega más horas de juego y contenido, lamentablemente no hay mucho por hacer. Con esto nos referimos a que las misiones son aburridas, los espacios a cubrir son extremadamente largos y tediosos, mientras que el sistema de juego apenas y puede sostener lo ambicioso del proyecto.

Después de probar títulos como Forza Horizon -que en esencia es muy similar en cuanto a las posibilidades sobre cuatro ruedas- o la serie Dirt de Codemasters, la sensación de tener el volante en nuestro control es nula en The Crew 2. Ni siquiera para un punto exigente, de manera casual y tras algunas partidas te das cuenta que las acciones del vehículo no coinciden con el terreno en el que conduces. Es como si todo fuera en asfalto común y corriente, pero tu estas pasando por un terreno de campo traviesa; ni siquiera necesitas un volante para distinguir que algo está mal.

Teniendo en cuenta las opciones en el mercado, The Crew 2 está muy por debajo de un Forza Horizon 3 o Gran Turismo Sport.

En agua y aire las mecánicas no son brillantes, pero se nota un mejor trabajo a la hora de llevar la simulación al juego. De hecho, en el aire tenemos más opciones que aprovechan el control para dar sentido al movimiento del avión e incluso se puede sentir que el aire provoca algunos obstáculos o turbulencia que nos invita a calcular la velocidad y precisión de nuestros movimientos. En el agua hay menos acción correspondiente al escenario, pero también puedes descansar del volante tradicional con otro tipo de mecánicas.

Regresando a los autos, es interesante que además de contar con vehículos deportivos se incluyeron autos de Fórmula 1 y monster trucks… lamentablemente no se siente mucha diferencia, pero es interesante ver un auto de Ferrari extraído del Gran Premio de Hungría o Bélgica cruzando de New York a Chicago. Y ahí también hay una interesante atención a los detalles en ciudades importantes de USA, el único problema es aguantar el viaje en vez de pasar directo de un punto a otro por medio del menú del juego. Cabe destacar que todo esto está completamente integrado al juego en línea, mismo que es completamente obligatorio y que hasta el momento no tiene opciones para competir con otros jugadores. Ojo, desconectarte de la partida o, mejor dicho, del juego te dará un boleto de regreso al menú principal.

Mi mayor problema con The Crew 2 es que el juego no ofrece algo por hacer que vaya más allá de las carreras -en sus diferentes modalidades-. Es como si Grand Theft Auto solo fuera la historia principal y las carreras, atracos, peleas y demás misiones secundarias no existieran. La chispa del mundo abierto no está únicamente en la libertad del lugar que tenemos disponible o lo extenso del terreno, sino en sentirnos parte del escenario por las acciones que llevamos a cabo; obviamente montados en un auto esto es menos profundo, pero con miras a algo más absurdo… y aquí ni una ni otra.

¿Está bueno o no?

No. Teniendo en cuenta las opciones en el mercado, The Crew 2 está muy por debajo de un Forza Horizon 3 o Gran Turismo Sport.

Por ejemplo, ciudades como Las Vegas, San Francisco o New York se ve bien, pero se sienten un poco extrañas, como si el motor del juego no estuviera pensado ese tipo de escenarios y todo fuera muy plano. Hablar del resto de elementos técnicos es apenas importante: el sonido y la música pasan sin problemas, no hay caídas de los cuadros por segundo y el título no tiene errores en la programación o las animaciones.

Simplemente no es divertido jugar a The Crew 2. Ubisoft no pasa por su mejor momento y sigue buscando la forma de estar presente en cada una de las tendencias en la industria, lo que históricamente se ha comprobado como un error absurdo por parte de las compañías. Los juegos en línea de Ubisoft nunca han sido tan buenos como las historias de que han presentado en Splinter Cell, Assassin’s Creed o Watch Dogs, pero eso solo es mi opinión y puede quedar descartada cuando recordamos The Division… ¿o no?

Pros:

+ Autos, motos, lanchas y aviones

+ Todo Estados Unidos disponible

+ Los aviones tienen potencial… pero no para un juego individual

Contras:

– Es aburrido, repetitivo y tedioso

– Únicamente lo puedes jugar online

– No aprendieron mucho del primer The Crew

– Visualmente es apenas cumplidor para la octava generación