Spider-Man y Peter Parker. La dupla más exitosa de Marvel Comics. De manera casi inmediata un lector, espectador o jugador puede sentirse identificado con los problemas de Peter Parker; ya sea que las chicas te ignoren por completo o que solo tengas mala suerte. Mientras que con la misma velocidad siente envidia por los increíbles poderes del Hombre Araña. Una combinación que por más de 50 años ha vuelto loca a la cultura pop.

El éxito de Spider-Man como franquicia está justo en medio de Peter y Spidey. Sobrevivir al día a día como el debilucho de la prepa o triunfar como el legado más importante de los superhéroes marvelitas. Un camino complicado en el que muy pocos tienen la capacidad para triunfar. Entender el concepto de Spider-Man puede ser igual de difícil. Plasmarlo en un medio ajeno al noveno arte es todavía más arriesgado. Y replantear muchos de los elementos establecidos en el personaje es cuestión de vida o muerte.

Por suerte, Insomniac Games logró crear un nuevo universo arácnido entendiendo de manera perfecta lo que significa ser el Hombre Araña. Un héroe. Un símbolo. Una responsabilidad.

Un gran poder…

Lo primero que debes tener en cuenta es que este juego es una historia completamente nueva, no está inspirada en una película o serie de televisión, pero sí espera que conozcas un poco de Spider-Man para que todo tenga sentido.

En caso de que seas un neófito en cuestiones arácnidas te recomendamos las primeras películas de cada saga: Spider-Man (2002), The Amazing Spider-Man (2012) o Spider-Man: Homecoming (2017). También podrías leer los primeros números de The Amazing Spider-Man (1962) a cargo de Stan Lee y Jack Kirby, Ultimate Spider-Man (2000) de Brian Michael Bendis y Mark Bagley o Spidey (2015) de Robbie Thompson y Nick Bradshaw. O podrías leer la precuela en forma de novela.

Ahora sí. Spidey tiene ocho años como vigilante de New York luego de que una araña radioactiva lo mordiera durante una excursión escolar. Durante este tiempo Peter Parker ha combinado su vida como estudiante y científico con su cruzada por la justicia, siempre bajo las sabias palabras de su tío Ben: un gran poder, conlleva una gran responsabilidad. Esto le ha permitido proteger a los indefensos de las peligrosas amenazas que existen en el universo Marvel.

Sin embargo, no todo es paz y tranquilidad cuando New York es gobernada por uno de los individuos más peligrosos en la historia de Spider-Man: Norman Osborn. La abrumadora presencia del multimillonario fundador de Oscorp Industries no tiene contentos a muchos de los ciudadanos… incluidos algunos de los más peligrosos y letales villanos del arácnido. Y como las cosas siempre pueden ponerse peor, Spidey deberá enfrentar a los enemigos de Osborn al mismo tiempo que una guerra de súper criminales estalla tras el arresto de Wilson Fisk y el vacío de Kingpin.

Es así como a lo largo de la historia nos terminamos enfrentando a Scorpio, Vulture, Electro, Rhino o Mr. Negative, villanos que no solo desean acabar con Spidey, sino también apoderarse de la ciudad acabando con el alcalde. Una pésima combinación de situaciones que dan como resultado una de las semanas más difíciles en la historia del Hombre Araña. Además, Peter tendrá que sobrellevar la historia principal mientras su relación con Mary Jane se vuelve más complicada de lo normal y su trabajo como científico pende de un hilo por culpa de sus constantes descuidos.

En general una historia típica del Hombre Araña… al menos al inicio. Una vez que logramos superar la tediosa introducción / tutorial, nos encontramos ante una campaña que nos coloca en medio de una mezcla de elementos arácnidos importantes. No solo está la historia de Spider-Man o Peter Parker, sino también la de Mary Jane, Miles Morales o Martin Li. Historias que se desarrollan de manera paralela a nuestras acciones y que afectan directamente al Hombre Araña.

De entrada los conceptos de Insomniac podrían causar un revuelo de proporciones épicas en las cabezas de los más apegados al canon arácnido, mientras que para otros podrían ser toda una revolución en el origen de villanos o aliados. Nada que no hayamos visto o leído antes -en la mayoría de los casos-, pero narrados lo suficientemente bien como para considerar a Spider-Man como uno de los productos más importantes en la historia arácnida al nivel de un Spider-Man: Homecoming, Spider-Man #700 o Death of Spider-Man.

Spider-Man para PlayStation 4 es el mejor videojuego del Hombre Araña que se ha realizado.

La narrativa rápidamente logra envolvernos en las redes de Spider-Man; apostando por un poderoso desenlace desde el comienzo de la historia. Hay un inmenso potencial en el desarrollo de Insomniac, al nivel de una producción de Marvel Studios y con el cariño de los mejores escritores de Marvel Comics. Siendo al final del día una forma perfecta de integrarnos al legado del Hombre Araña o una historia increíble para cualquier fanático del personaje.

 …conlleva una gran responsabilidad

Una vez que tomamos el control nos adentramos a un mundo abierto lleno de misiones y secretos por descubrir, con una atención a los detalles maravillosa. No solo por la exploración o las referencias al universo Marvel, sino también por lo viva que podemos encontrar la ciudad. Su mayor diferencia con la serie Arkham es que tenemos una ciudad que no está en toque de queda o con sus ciudadanos escondidos de los criminales; New York parece desarrollada por Rockstar Games para Grand Theft Auto, con gente haciendo un montón de cosas distintas, tránsito en todas las avenidas y muchos objetivos señalados en el mapa. 

Claro que podemos seguirnos de largo con la campaña del juego y detener a los criminales antes de que se ponga el sol. Pero el juego sutilmente no invita a explorar, coleccionar objetos o a encontrar algunas pistas sobre las hazañas de Spider-Man en los últimos ocho años. De repente activamos una torre de la policía y descubrimos podemos rastrear las mochilas que Peter dejó por todo New York para ir a combatir el crimen; cada una con un pequeño secreto de su historia como Spidey.

Lo mismo ocurre con otras tareas como las fotografías de lugares icónicos, los retos de Black Cat o los crímenes aleatorios que podemos encontrar en cualquier punto del mapa. Durante algunos momentos la cantidad de misiones resulta un poco invasiva, pero las recompensas para los fanáticos de Spider-Man son imperdibles, así como la obtención de puntos de experiencia que después nos sirven para mejorar habilidades, accesorios o ataques e incluso para desbloquear los trajes extra.

Sobre la experiencia me gustaría agregar que todo lo que haces en el juego te da puntos y te permite subir de nivel. Lo cual termina siendo irrelevante cuando una misión que solo constó de ir a una oficina y hablar con la tía May nos sube un nivel por completo. Lo que sí funciona es la experiencia para gastar los puntos de habilidad en nuestro -ya típico- árbol de habilidades con el único fin de alcanzar ataques más poderosos o mejores armas y movimientos.

Además de la historia el otro punto clave en Spider-Man es su jugabilidad. Tal y como Batman: Arkham Asylum nos hizo sentir el Caballero de la Noche, Spider-Man logra que nos sintamos como el trepamuros. Lo que se traduce como un gran “homenaje” de Insomniac a Rocksteady, pues la idea del control del personaje es básicamente la misma: buenos movimientos en combate y un increíble sistema de desplazamiento por la ciudad.

Spidey puede luchar con un ágil sistema de combate que hila golpe tras golpe a través de ataques rápidos, saltos largos y movimientos escurridizos. Al mismo tiempo las opciones nos permiten tomar objetos para atacar el enemigo por medio de telarañas, lanzar nuestras redes para frenar un ataque o escapar de un golpe letal columpiándonos por el escenario. De igual forma podemos actuar de forma sigilosa según lo requieran los eventos del juego, utilizando las alturas para evitar ser descubiertos y las telarañas para golpes silenciosos. Sería absurdo no mencionar Arkham -en cualquiera de sus versiones- como inspiración para este aspecto de Spider-Man.

Por otro lado, en el desplazamiento del mapa hay cambios más importantes que lo alejan de lo visto en los juegos de Warner. Por ejemplo, columpiarse entre los edificios es simplemente encantador y adictivo, con movimientos que parecen extraídos de películas, caricaturas y cómics. Cada telaraña da la sensación de un “vuelo real”, con cambios que dan sentido al mapa de Insomniac y a la colocación de los edificios. No es lo mismo columpiarse en Wall Street que en Central Park o en los suburbios. Si no hay de donde agarrar una telaraña ésta simplemente no saldrá de nuestro lanza redes.

Trepar edificios o correr sobre ellos también es muy distinto a las mecánicas de Batman. Así como la combinación de escalar-saltar-columpiarse; la cual se puede volver un problema cuando llevamos mucha prisa y debemos caer en un lugar específico, y luego de varios movimientos caemos en el lugar incorrecto. Cuando dominamos la lanza redes y nuestra velocidad nos topamos con la sensación de ser Spidey y podemos aprovechar el modo foto para recrear las poses clásicas de el Hombre Araña.

Ahora combina el combate con los movimientos de Spider-Man y tienes uno de los juegos más entretenidos de PlayStation 4. La historia tarda en atraparnos por completo, pero el sistema de juego nos advierte que pasaremos horas y horas combatiendo criminales o cumpliendo retos desde la primera telaraña que tejemos y el primer enemigo que lanzamos por los aires. Es como si jugáramos a The Amazing Spider-Man… pero bien hecha.

Como complementos de la campaña se incluyen algunos niveles de sigilo protagonizados por Mary Jane Watson y Miles Morales. Lamentablemente no son tan brillantes como su contraparte arácnida, pero se agradece que no se vendieran después como un DLC de 20 minutos a 40 dólares. El sigilo más simple y poco emocionante de la industria… salvo un episodio que combina a MJ con Spidey. Definitivamente el punto que menos esperaríamos en una posible secuela.

Otro minijuego que se incluye tiene que ver con la labor científica de Peter Parker. Básicamente nos encontramos con el hackeo de máquinas de Bioshock, pero sin jugar contra reloj y con matemáticas. Nunca había jugado un videojuego que incluyera sumas y restas de números negativos dentro de sus mecánicas… no fui nada fan, pero creo que es un giro más interesante que el reto de acomodar figuras en un “esquema” de combinaciones químicas. Totalmente olvidable ambos.

Lo último que debo destacar en este aspecto es la selección de los villanos para las tareas secundarias. Si bien Spider-Man deja un poco de pistas sobre posibles encuentros en el futuro, bien pudo aprovechar el estilo de Arkham para mostrar un poco más de su universo dentro del juego. La mayoría de las misiones secundarias nos permiten explorar la ciudad de New York, pero solo un par nos deja afrontamos a un reto de vida o muerte para los ciudadanos de la “gran manzana”.

Mi don, mi maldición

Creo que ya me hace falta un PlayStation 4 PRO, pues desde Horizon: Zero Dawn, God of War y ahora con Spider-Man me parece extraño que las texturas tarden tanto tiempo en cargar y que muchos detalles del juego se pierdan por culpa de mi consola. Sin embargo, el juego debería funcionar a la perfección en un PlayStation 4 normal, por lo que entonces tenemos un grave problema con el desarrollo. De entrada ya es molesto que el juego tenga varios bugs en el comportamiento de los villanos e incluso con la inteligencia artificial, sin contar los extensos tiempos de carga.

Es la parte técnica lo que más se opone a una calificación perfecta para Spider-Man. Tanto por los problemas mencionados como por errores que cierran el juego o sonidos que se quedan pegados hasta que sales de la aplicación. Detalles que no te impiden disfrutar de la experiencia después de unos cuantos minutos, pero que no deberían de existir en una consola con cinco años de vida. Sin duda, el más molesto tiene que ver con los gráficos de algunas cinemáticas que dejan en evidencia el gran trabajo con Spidey y el apenas aceptable diseño de sus enemigos o entornos.

Dejando atrás los problemas. Spider-Man fácilmente nos sorprende por lo increíble que luce New York, los increíbles detalles en los personajes principales o lo espectacular que lucen los atuendos de Spidey. La banda sonora ayuda a que tanto la ciudad como la cruzada de Spider-Man siempre tengan un acompañamiento épico, con melodías que -evidentemente- hacen homenaje a las pistas de las películas. Un viaje de Hell’s Kitchen al Distrito Financiero se disfruta tanto con la banda sonora y los movimientos de Spidey que nunca usarás lo “viajes rápidos”.

Un último punto sobre el sonido, el doblaje. Spider-Man llega doblado al español latino con un trabajo bastante aceptable. Me hubiera gustado escuchar las voces de Spider-Man: Homecoming o The Amazing Spider-Man, pero el cast lo hace muy bien en la mayoría de los casos. Lamentablemente tiene algunas contradicciones absurdas como conservar el “Spider-Man” en vez de “Hombre Araña” (que ni siquiera pasó en Infinity War) y traducir el “MJ” como “eme jota” en vez de la pronunciación en inglés. Detalles que sacan de onda por momentos.

La recreación del legado arácnido es otro punto que no podemos dejar atrás. Cada detalle incluido en el guión, la personalidad de Spider-Man, los cambios en Mary Jane o los motivos de los villanos fueron creados a partir de puntos clave en la historia de Spider-Man. Un entendimiento por completo de lo que significa ser el Hombre Araña y cómo es que otras personas lo ven en el universo Marvel. Así como la forma en que Peter Parker entiende y lleva a cabo sus propias acciones. La clave -más allá del gameplay- era entender a Spidey y trasladarlo a los videojuegos. Insomniac lo entendió como pocas personas / estudios en el mundo pueden hacerlo.

Ojalá que en el futuro podamos regresar al universo de Spider-Man para conocer a Los Vengadores, Defensores y demás héroes y villanos que viven junto a esta versión del Hombre Araña. No es necesario volver como Spidey… aceptamos regresar como mutantes, vengadores o hasta inhumanos.

¿Qué quién soy? Soy el Hombre Araña

Spider-Man para PlayStation 4 es el mejor videojuego del Hombre Araña que se ha realizado. Una nueva puerta al multiverso Marvel se acaba de abrir en Marvel Games y nos hace desear que el proyecto sea tan ambicioso como la primera película de Iron Man. Marvel Games se enfrenta al reto de revivir los videojuegos de Marvel para hacer frente a la competencia; y después del descalabro de Marvel vs. Capcom Infinite parece que comienza a resurgir de sus peores momentos con un proyecto que fácilmente puede ir más allá de Spidey.

Hoy podemos disfrutar a Spider-Man como nunca lo habíamos hecho en consolas de videojuegos. El futuro luce prometedor en un mundo que podría hartarse de películas de superhéroes en muy poco tiempo… pero que no ha visto lo mejor de los superhéroes en consolas de videojuegos. De algo estamos muy seguros: este no es el fin de el Hombre Araña.

Pros:

+ Increíble historia, personajes y situaciones relacionadas con Spider-Man

+ Es una versión completamente nueva de Spidey

+ La mejor versión de New York en un videojuego

+ Te vas a sentir Spider-Man

+ Los guiños al universo Marvel son una maravilla

+ Un montón de misiones extra y mucha rejugabilidad

Contras:

– Tienes que saber un poco sobre Spidey para disfrutarlo

– Muchos bugs y una inteligencia artificial muy mala

– El sigilo no es emocionante

– Tiempos de carga extensos y ni así cargan todas las texturas a la primera

– La dificultad no es un gran reto