Después de 32 minutos, Avion —el quinto coloso— cayó de los cielos al lago y Wander a algunos metros de él. Su fuerza vital desapareció y la energía oscura envolvió una vez más al protagonista como ya lo había hecho antes en 2005 y 2011. Solo que ahora, todo se veía mucho mejor. Solo que ahora, todo se escuchaba mucho mejor. A pesar de que ya había visitado la Tierra Prohibida en incontables ocasiones, sentí el mismo asombro y la misma admiración que la primera vez.

De regreso a la Tierra Prohibida

En muchas cuestiones, Shadow of the Colossus es muy parecido a lo que ya experimentaste en el juego de PS2 y el remaster de PS3. Tu objetivo sigue siendo asesinar colosos con la esperanza de revivir a Mono y tienes un mapa gigantesco, nostálgico y hermoso con muy poco que hacer más allá de admirarlo. No hay colosos secretos, no hay finales alternativos, no hay nuevas mecánicas ni misiones secundarias. Es decir, la experiencia de juego sigue siendo tan pura como antes, y aunque esto podría ser motivo de crítica en otro juego, en este título es una muestra de respeto por parte de Bluepoint Games para con Team Ico. Shadow of the Colossus fue uno de los primeros juegos que nos demostraron que esta nueva industria del entretenimiento también puede ser considerada arte, y ahora en 2018 podemos volver a disfrutarlo con mejoras técnicas y algunas ventajas extra.

Bluepoint Games ya se hizo de una buena reputación por hacer un gran trabajo de renovación audiovisual con los remakes y remasters que hace, con ejemplos como Uncharted: The Nathan Drake Collection o Gravity Rush Remastered. Por suerte, Shadow of the Colossus sigue esta tendencia. Debido a que el juego no fue simplemente remasterizado sino construido totalmente desde 0 con las entregas anteriores como simple referencia, el estudio pudo corregir los errores pasados y hacer que todo se vea y se escuche de manera excelsa. Todas las texturas del juego, todo lo que tocas y todo lo que puedes ver en la Tierra Prometida está detallado con excelencia, desde las rocas en el Santuario de la Adoración hasta las marcas en las pezuñas de quinceavo coloso; desde las brillantes dunas del desierto hasta el verde vivo de los bosques. Si Shadow of the Colossus ya era visualmente espectacular antes, esta última versión simplemente te dejará sin palabras. A pesar de se ese sentimiento de tristeza que te acompaña desde el principio hasta el fin de tu aventura, es innegable que la Tierra Prometida se ve hermosa. Los modelos de personajes son igualmente increíbles y bien animados, desde el rostro siempre cambiante de Wander hasta el pelaje de cada uno de los colosos. De hecho, la iluminación es uno de los puntos más fuertes de este remake, pues cambia de suave a fuerte según sea necesario y es tan verosímil como nunca antes. Quizá el único detalle aquí es que la luz es un poco más cálida que en las versiones anteriores, por lo que algunas personas consideran que se pierde un poco esa sensación nostálgica tan característica del título.

Otro de los aciertos del Shadow of the Colossus original fue la excelente banda sonora creada por el legendario Kow Otani. Y afortunadamente, el compositor regresó a trabajar de nuevo para esta entrega,en la que añadió más músicos y más cuerdas a la orquesta para darle más cuerpo y escala a la música. Así, escucharás las mismas melodías tristes y épicas que antes, solo que ahora sonarán mucho más poderosas y con mucho más sentimiento. De nuevo, el objetivo fue mejorar lo creado por Team Ico y no cambiar la experiencia original.

De mejoras a mejoras

A pesar de que, como ya mencioné, Bluepoint Games respetó totalmente el material original, hay algunas cosas que cambió para ofrecer una experiencia de juego más acorde a la época. El esquema de control fue retrabajado para adecuarse al estándar actual. Por ejemplo, tal como es costumbre, ahora saltas con X (¿a quién se le ocurrió que saltar con triángulo era buena idea?). En general, el nuevo esquema es más ergonómico y amigable, aunque los puristas pueden disfrutar del esquema tradicional y los aventureros un esquema combinado.

El manejo de Wander y Agro también fue trabajado para ser más natural, pero aunque sí se nota una gran diferencia, con respecto a las entregas anteriores, deja algo que desear y sigue siendo una de las críticas más grandes que tiene Shadow of the Colossus. Hay veces que Wander no hace exactamente lo que quieres, un defecto que se acentúa sobre todo al escalar superficies o hacer saltos. Como ya sabrás, esto puede ser muy frustrante a la hora de estar peleando. Por otra parte, el movimiento general de Agro es simplemente extraño y antinatural; controlarla (sí, es hembra) en espacios cerrados es, incluso a veces, desquiciante. En cierta parte cerca del final, morí al menos una decena de veces simplemente porque no encontraba la manera de que Agro se moviera correctamente. Afortunadamente, hay pocas partes del juego donde realmente es necesario montar a tu yegua bajo presión, pero esa fue uno de los más grandes defectos de las entregas pasadas y desgraciadamente continúa 13 años después. Tal parece que es imposible que un juego de Team Ico tenga controles fluidos, a pesar de lo maravilloso que suele ser el resto.

Pero tranquilo, no todo es malo. El remake también incluyó mejoras en el juego que, aunque mucho más sutiles, mejoran muchísimo la experiencia. Una cámara más intuitiva en batalla, un HUD totalmente personalizable, un Agro más fácil de montar y que galopa automáticamente, un Wander que nada más rápido y un cambio de armas más rápido e intuitivo son solo algunas de las mejoras que tal vez no notes pero que hacen que tu única preocupación sea pelear y disfrutar de la vista.

Algunos extras para los más clavados

Entonces, ¿si ya jugué Shadow of the Colossus anteriormente no tiene sentido volver a jugar? No exactamente. A pesar de que la experiencia central es la misma, sí hay algunos extras que añadirán mucha longevidad al juego, sobre todo para los fanáticos de hueso colorado.

En primer lugar —y quizá sea la adición más importante— ¡hay un Modo Foto! Shadow of the Colossus es, sin duda, uno de los juegos más hermosos visualmente de toda la era PS4, por lo que un modo así era prácticamente una obligación. Afortunadamente, activarlo es muy sencillo (flecha hacia abajo), por lo que puedes usarlo cuando creas apropiado sin mucho problema, incluso en cinemáticas. A tu disposición tendrás un muy completo menú para que modifiques a tu gusto la postal, desde la profundidad de campo hasta el tiempo de exposición, el contraste de colores o balance de blancos. Si no le sabes mucho a la fotografía, puedes elegir uno de los 17 filtros predefinidos que le añadirán mucha personalidad a tu foto. ¿Qué buscas, colores vívidos, efecto sepia o sensación frígida? Tu creatividad es el límite. Yo pasé una cantidad obscena de tiempo en el Modo Foto y tomé tantas fotografías que perfectamente podría imprimir un álbum ahora mismo. Y no me arrepiento de nada.

También hay un nuevo modo llamado Time Attack que te permitirá enfrentarte a los colosos en circunstancias más difíciles y con un límite de tiempo, perfecto para perfeccionistas y speedrunners. Naturalmente, un modo así viene con grandes recompensas, desde armas que hacen daño aunque no des en el punto vital hasta mapas para conseguir colas de lagarto y manzanas o túnicas que te hacen invisible. Y si este modo no te parece suficiente, también hay un nuevo “Mundo Espejo” en el que absolutamente todo está volteado. ¿Crees que ya conoces la Tierra Prohibida y sus 16 colosos como la palma de tu mano? Intenta hacerlo todo de nuevo pero al revés. Es más difícil de lo que crees.

Finalmente, hay un par de secretos extra. Además de las colas de lagarto y las manzanas, ahora hay 79 monedas regadas por todo el mundo que podrás coleccionar. Al obtenerlas todas, tendrás acceso a un área secreta que te dará una muy poderosa arma única que te ayudará en tus nuevas partidas. Por último, y más como huevo de pascua que otra cosa, hay un lugar escondido en donde encontrarás un barril que puedes usar para alimentar a cierta criatura en otro juego de Team Ico. No diré nombres, pero si eres fanático de este equipo seguro ya sabes a quién me refiero.

Conclusión

Shadow of the Colossus es considerado, por muchos, el mejor juego del PS2 y uno de los mejores de la historia de los videojuegos en general. Una narrativa intrigante aunque escasa, una tierra bella y prohibida y 16 gigantes que son acertijos en sí llevan enamorando a generaciones de gamers. Bluepoint Games entendió esto a la perfección, por lo que este remake es lo mejor que le había podido pasar al título: te permite revivir la experiencia pero con mejoras en prácticamente todos los aspectos. Si buscas un juego con cientos de misiones, para jugar en línea o para disfrutar 5 minutos, aquí no lo encontrarás. Pero si lo que quieres es disfrutar una obra de arte convertida en videojuego, ya no tienes que buscar más.

Pros:

+ Audivisualmente grandioso

+ Misma experiencia central con adiciones para quienes buscan rejugabilidad

+ Mejoras sutiles que mejoran la experiencia central

Contras:

– A veces los controles se sienten torpes