A pesar de que México es tradicionalmente un gran consumidor de videojuegos, no es tradicionalmente un generador de videojuegos. Los pocos proyectos que se hacen en tierra azteca suelen ser de baja calidad o fundamentados en estereotipos que nos ponen como simples taqueros, gente maleducada o de rancho. ¿Y dónde queda esa rica cultura prehispánica que hizo de esta región tan poderosa hace más de 500 años? Afortunadamente, el estudio Lienzo tomó ideas de donde verdaderamente importa para desarrollar el Mulaka.

El sukúrame de Samalayuka

Mulaka es un juego de acción/aventura que nos cuenta la travesía del personaje principal homónimo, un sukúrame del pueblo rarámuri (tarahumara) que tiene la habilidad de comunicarse con el mundo espiritual y la naturaleza. El hilo argumental es directo y sin complicaciones: el mundo está en peligro de ser destruido por Teregori, el amo del inframundo y la reencarnación misma de la muerte. Para poder enfrentarse ante formidable adversario, el héroe de esta historia tendrá que ganarse el favor de los varios semidioses que habitan la Sierra Tarahumara y así poder tomar prestado su poder. La historia se explica y contextualiza a través de imágenes dibujadas a mano con un diseño de arte espectacular y que, en definitiva, te hacen involucrarte más en la narrativa.

Durante nuestra aventura, visitaremos 7 regiones, cada una de las cuales será un diferente bioma y estará habitada por diferentes personas, enemigos y semidios. Viajaremos desde las desérticas dudas de Samalayuca y sus alacranes hasta los ríos y cuevas con espíritus de Resu Rekubi, la gran ciudad de Paquimé y los guerreros campamocha o los mortales peñascos de Bakowala. Cada uno de los escenarios es completamente diferente, y debido a las grandes variantes que hay de uno a otro, realmente parece que estamos conociendo toda la toponimia mexicana.

Conociendo la Sierra Tarahumara

Al igual que la historia, el gameplay también es sencillo y directo: cada región tiene enemigos y puzzles que tendremos que derrotar y resolver para así encontrar 3 piedras mágicas que abran la puerta para avanzar a la siguiente. Poco a poco iremos conociendo nuevos enemigos con sus propias características y habilidades, y antes de avanzar de región tendremos que derrotar al jefe de la actual. Tendrás que enfrentarte desde alacranes y sapos gigantes hasta espíritus con mil manos, el líder de los hombres campamocha o el temible monstruo hecho de piedras Ganó. Para luchar tendrás a tu disposición una lanza, 4 tipos de pociones, varios combos sencillos, los poderes que te otorgan los semidioses y un ataque definitivo que se carga conforme haces daño. Aunque parezca complicado, Lienzo logró comprimir en este juego varios conceptos de gameplay de muchos géneros y entregarlos de una manera sencilla de entender pero divertida de ejecutar.

Los semidioses te permitirán convertirte en un animal y utilizar diferentes habilidades que te ayudarán a avanzar de región y vencer enemigos: vuela como un carpintero real, destruye obstáculos con las garras de un oso, viaja en el agua como serpiente o brinca subiendo montañas como un jaguar. Combinar estas habilidades te permitirán avanzar en tu aventura, derrotar enemigos y hasta llegar a lugares secretos. Esta adición le añade dinamismo al gameplay y de paso demuestra el poder de los sukúrame rarámuris. Por otra parte, las pociones que utilizamos nos permiten recuperar vida, crear escudos y bombas o aumentar nuestro ataque, y para crearlas tendremos que cosechar plantas típicas mexicanas, desde el aloe vera hasta el maíz. Como verás, Lienzo tuvo el cuidado de relacionar cada aspecto del juego con la cultura mexicana.

Quizá el pecado de Mulaka es que el juego utiliza sí, varios conceptos, pero de una manera demasiado básica. El árbol de “habilidades” es muy sencillo, no podemos adquirir nuevas armas y sin contar la poción de la vida, las demás no son realmente útiles fuera de escenarios específicos. Por otra parte, el único elemento de desafío además de luchar es resolver un solo tipo de puzzle tipo tubería en el que tenemos que hacer que agua que fluye de cierto punto llegue satisfactoriamente a todas las estatuas. Cierto, cada vez los puzzles son más grandes y complejos, pero siguen siendo del mismo tipo. En resumen, Mulaka es un juego que puede ser muy entretenido principiantes o que buscan una experiencia sencilla, pero puede llegar a aburrir a quienes busquen un mayor desafío.

México low-poly = México bonito

En cuanto a diseño de juego, sin embargo, Lienzo se saca un 10. El diseño de Mulaka, los semidioses, los jefes e incluso los enemigos fue cuidadosamente trabajado, al punto que hay un modo fotografía incluido para que puedas disfrutarlos en todo su esplendor. Aunque parezcan sencillos, los modelos 3D realmente reflejan la culutura, toponimia y mitología de la cultura y Sierra Tarahumara. Asimismo, cada una de las 7 regiones está llena de personalidad con una paleta de colores muy particular, diferentes habitantes y su propio tema musical, cada uno de los cuales captura perfectamente el espíritu prehispánico. Visualmente, Mulaka utiliza un estilo llamado “low-poly” (bajos polígonos), una técnica que permite ofrecer grandes vistas y personajes llamativos sin necesidad de ser hiperrealista. Personalmente, creo que este estilo es maravilloso, pero dado que inspira una idea retro, puede no ser del agrado de los puristas de los gráficos.

En cuanto a rendimiento, este título es regular. Corre a 30 cuadros por segundo y sin ninguna caída notable, probablemente debido a que ni el gameplay ni los gráficos son muy demandantes. Esto nos hace preguntarnos por qué los desarrolladores no intentaron ir por los ambiciosos 60. Y si bien el juego no brinca, ni se cae ni se traba, eso no quiere decir que la experiencia sea fluida: los hitboxes de los enemigos no siempre son coherente, las superficies son extrañas (lo que causa irritación, sobre todo, a la hora de saltar y aterrizar) y hay bastantes glitches y bugs visuales que te hacen pensar que el juego podría haber tenido más tiempo de refinamiento. Afortunadamente, ninguno de estos problemas causa problemas fundamentales a la hora de estar jugando.

Definitivamente, el gran acierto de Mulaka es contar la historia de un pueblo y su mitología de una manera interesante y entretenida. “Casi sin querer”, a lo largo de la partida de empapas de la cultura rarámuri, sus dioses, sus leyendas, sus cuentos, sus miedos, sus metas y lo que los impulsa. Si bien la narrativa no es particularmente compleja, sí tiene un buen mensaje y una gran moraleja que encaja muy bien con la cosmovisión natural que tienen los verdaderos pueblos que quedan en México.

A pesar de los errores que pueda presentar Mulaka, este es un título que cualquiera con un interés histórico-mitológico o con gusto por la acción-aventura debería disfrutar. Es entretenido, es barato; y lo más importante de todo, manda un mensaje: aquí en México sí se pueden hacer juegos de calidad.

Pros:

+ Excelente muestra de la cultura y la mitología prehispánica

+ Experiencia sencilla pero satisfactoria

+ Audiovisualmente espectacular

Contras:

– Varios glitches y bugs visuales

– Puzzles y gameplay quizá demasiado sencillos