Tras el increíble fenómeno que resulto Pokémon Go hace un par de años, es hora de rescatar lo más posible de la aplicación para Switch. Nintendo en conjunto con Niantic y Game Freak harán lo que hace unos años muchos concebíamos como algo imposible: hacer un port de iPhone a Switch.

Claro que Pokémon Go también se juega en Android… pero da igual. La idea es que no muchos creíamos en la alianza entre Nintendo y los dispositivos móviles, pero el tiempo le dio la razón a la comunidad de usuarios más grande que se puede permitir un desarrollador. Mientras los “gamers tradicionales” (¿eso todavía existe?) esperamos por Red Dead Redemption 2 y Spider-Man, los “jugadores casuales” (¿eso todavía existe? x2) viven intensamente las partidas de Fortnite y siguen esperando nuevas novedades sobre Pokémon Go.

Aquel mercado con vimos desde arriba y de forma un tanto menospreciante se podría convertir en la carta más poderosa de Nintendo para finales de año. Y es que por más bonito que se vea Super Smash Bros. Ultimate, es probable que sus ventas apenas y logren “compararse” con lo que Let’s Go Pikachu y Let’s Go Eevee son capaces de lograr en Japón y el resto del mundo. Un reto interesante, en especial cuando existe un mercado potencial que lleva un par de años pegado a su teléfono capturando Pokémon.

A lo anterior podemos sumar el factor nostalgia. Y es que el éxito de Pokémon Go no era simplemente adaptar la temática del juego principal a móviles o hacerlo compatible con la tecnología AR. Lo que en realidad definió a Pokémon Go fue la nostalgia por las primeras 151 criaturas de la Pokédex. Todo el mundo había visto a Pikachu, Charmander, Bulbasaur y al “vamo a calmarno” -al menos en México- en tazos, playeras, tapas de Mirínda, galletas, peluches, juguetes, caricaturas y videojuegos.

La llegada de otras criaturas fue bien recibida, pero fue aquella primera versión la que enloqueció las calles de todo el mundo. Let’s Go Pikachu / Eevee conservará esa esencia con dos de las principales criaturas de la franquicia; además de una bonita Poké Ball para jugar y compatibilidad con la aplicación de Niantic. Por si lo anterior fuera poco, los avances más recientes nos dejan ver la llegada del equipo Rocket (el del anime), así como las Mega Evoluciones o el increíble mapa de Kanto en 3D… para que el fan de Pokémon tradicional también se una al hype del juego.

De entrada, la recreación de Kanto en cuestiones que van de la música al diseño de personajes es simplemente encantadora, una situación que cumple las fantasías de los gamers que crecieron jugando -o vieron a lo lejos- un Pokémon Stadium en combinación con Red / Blue / Yellow. De hecho, el nuevo sistema de combate con líderes de gimnasio nos muestra como podría ser este elemento dentro de la app con una posible actualización a finales de 2018; Let’s Go se podría convertir en una plataforma de entrenamiento y el mundo real sería tu campo de batalla.

Sin embargo, la duda aquí es: ¿para quién va dirigido Let’s Go Pikachu / Eevee?

En teoría, no tendría sentido poner el pie a los jugadores de la aplicación cuando pasen por un Liverpool (más común que un Game Planet) y se den cuenta que el juego de su celular cuesta $1,499. Switch está muy cerca de superar los 20 millones de consolas vendidas, pero Pokémon Go tiene un promedio de 147 millones de usuarios activos mensualmente. Definitivamente será difícil que todo el espectro de jugadores volteé a Let’s Go Pikachu / Eevee de la misma forma que hace un par de años lo hizo con Go.

No significa que Switch deba intentar pelear contra los usuarios de iOS y Android, pero sí deberá buscar la forma de congeniar con los jugadores que llevaron a las calles un fenómeno que parecía exclusivo de las consolas y los fanáticos del anime. Será interesante ver el regreso de una legión de jugadores o el desprendimiento total de éstos ante la nueva adaptación de Nintendo. Todo esto sin contar con el concepto -aterrador y- básico del juego: es un port de smartphone a Switch. Duele, ¿no?

En esencia -y como generalmente ocurre en la serie principal- Let’s Go Pikachu y Let’s Go Eevee son prácticamente lo mismo que conocemos, pero en un mapa tridimensional, con la posibilidad de que nuestros Pokémon nos sigan y con el sistema de juego combinado entre Pokémon Red / Blue y Pokémon Go. No sabemos todavía muy bien como este proyecto encaja con la fiebre amarilla, pero estamos 99.9% seguros que se trata de un trabajo que nos ayudará a entender mejor la octava generación de la franquicia.

Pokémon Let’s Go Pikachu y Pokémon Let’s Go Eevee se pondrán a la venta el próximo 16 de noviembre en exclusiva para Nintendo Switch.