El creador de Spider-Man y el nuevo Hombre Araña en la misma ciudad donde el equipo local ni siquiera entró a la liguilla

Querer imitar eventos como E3 o Comic-Con en México es quizá el problema más grande al que se enfrentan las convenciones, expos y demás experiencias en nuestro país. Contrario a la esencia que las obras expuestas buscan transmitir, la originalidad de una convención en México es prácticamente nula, y en ocasiones hasta repetitiva en elementos negativos como la organización o el contenido disponible.

Es muy probable que si asististe a Conque el fin de semana pasado te hayas encontrado con algunos detalles inverosímiles y hasta irritantes, pero créeme que por encima de los comentarios negativos Conque ha demostrado que se puede hacer mucho más de lo que estamos acostumbrados. Y eso debe repercutir en la cabeza, y el bolsillo, de organizadores, asistentes, prensa y hasta invitados.

Conque regresó después de 15 años a celebrar el cómic en México, y aunque para muchos no ha quedado del todo claro, el éxito obtenido se debió a que el evento dejó de la Ciudad de México y se apoderó de Querétaro para llegar a una cantidad de público mucho más amplia de la que se podría esperar en la Colonia del Valle o cerca del Metro Cuatro Caminos.

Con expectativas moderadas, y luego de haber asistido a La Mole y Fanaticon, Conque se manifestó frente a nosotros con algunos altibajos, pero siempre dejando en claro que la organización lo es todo. Desde la conferencia de prensa, en la que pudimos conocer a los organizadores principales, Conque mostraba un aire distinto, con atención a cada elemento importante, patrocinadores a la altura, actividades interesantes y promesas que nos hacían comprar el boleto sin pensarlo.

Una vez que llegamos al Centro de Congresos de Querétaro pudimos confirmar que lo prometido se materializó de forma contundente, con algunos ecos de eventos pasados, pero con una personalidad distinta. Debo admitir que lo primero que pensé al entrar al piso de exhibición fue “ese stand es de Fanaticon, ese otro es de La Mole, esas tiendas ya las vi”. Sin embargo, una vez que llegue al atractivo principal de ese primer día las cosas cambiaron de manera sustancial.

Conque se llevó a cabo del 5 al 7 de mayo, pero la noche del día 4 también hubo actividades dentro del Centro de Congresos. Para festejar el #MayThe4thBeWithYou los organizadores de Conque consiguieron que Disney reconociera su celebración como un evento oficial de Star Wars. Lo anterior se amenizó con el piso de exhibición de Conque abierto a una enorme cantidad de fanáticos de La Guerra de las Galaxias; disfraces, sables de luz y muchas playeras alusivas al trabajo de George Lucas.

Por si lo anterior fuera poco, uno de los atractivos principales de Conque fue un pequeño museo dedicado a Star Wars con atuendos, bustos, figuras, portadas de cómics, cosplays, información sobre las cintas y varios detalles más que los fieles seguidores de la fuerza apreciamos de forma única durante el Star Wars Day. Y para culminar teníamos la oportunidad de plasmar nuestra firma en algunas de las letras que dan sentido a las palabras “Star Wars” y conseguir una de las dos litografías del 40 aniversario de la saga.

Aún no había iniciado Conque de manera oficial y la satisfacción entre los asistentes ya se hacía presente entre aquellos que se dejaron llevar por la fuerza de una fiesta memorable. Los tres días siguientes fueron incluso mejores, pues la fiesta dejo de ser únicamente de Star Wars y pasó a celebrar los cómics, artistas, personajes y visitantes.

Entre ciclos de películas, talleres, conferencias, firmas de autógrafos y las visitas al piso de exhibición, Conque demostró que el contenido lo es todo. Más allá de los invitados o las tiendas, debe existir una razón para hacer fila, comprar un boleto y hasta perderte algunas actividades por asistir a otras.  Vamos a repasar algunos de los puntos estelares de Conque.

Mark Waid fue la estrella del primer día, pues en conjunto con el resto del equipo creativo de Champions, Humberto Ramos, Edgar Delgado y Víctor Olazaba, abrieron las conferencias en el Teatro Metropolitano para discutir un poco su más reciente trabajo en Marvel. Una plática que pondría sobre la mesa los tópicos más comunes en las conferencias de Conque; cada platica se volvió un viaje personal entre los artistas y el público, encontrando similitudes entre ambos que van más allá del dibujo y los globos de texto.

El mismo viernes Panini y Kamite tomaron el Teatro Metropolitano para presentar sus próximos lanzamientos en México; Disney mostró la nueva apariencia del Rayo McQueen en el piso de exhibición; las filas para autógrafos con artistas e invitados empezaron a hacerse presentes en los lugares asignados; y en la explana del Centro de Congresos se dejaban ver risas nerviosas, lágrimas y manos temblorosas, pues la primera sesión de autógrafos y fotografías con Stan Lee ya había iniciado.

El sábado despertamos con la noticia de que los boletos para ese día ya se habían agotado. El Centro de Congresos de Querétaro tendría un lleno total, y una vez que intentamos llegar al estacionamiento nos dimos cuenta del éxito consumado. ¿Qué podríamos esperar de un evento al que pretenden asistir 20,000 personas? Exacto, la locura. Y prácticamente así fue: filas para estacionamiento, entrada, registro, para subir escaleras, conocer artistas, firmas de autógrafos, talleres, ponencias y hasta la comida.

Por suerte, una vez dentro podías pasar por algunos cómics gratis debido al Free Comic Book Day, encontrar la fila para la esperada firma de Agnes Garbowska, J. Scott Campbell o Joe Madureira, pasar a las presentaciones estelares de Marvel México, Sony Pictures o Paramount, asistir a los intensos torneos de Gamelta o encontrarte con la sorpresa de una nueva firma de autógrafos por parte de Stan Lee. Todo en un ambiente único, lleno de experiencias en las filas, sorpresas entre los distintos stands y camaradería entre cada uno de los asistentes.

Dentro del Teatro Metropolitano las cosas solo seguían mejorando. Stefan Kapićić, quien da vida a Colossus en Deadpool, fue uno de los más vitoreados por los asistentes a su conferencia, donde no solo dejo entrever que participará como el mutante en Deadpool 2 y X-Force, sino que sorprendió a propios y extraños con un humor que bien podrían aprovechar para las cintas mutantes. Desde la participación de Josh Brolin en la secuela de Deadpool hasta la escena del vomitó en dicha película, así de impactante fue la presentación de Kapićić… con todo y un confundido unicornio flash que se apareció de repente.

Otro de los estelares que se dejaron querer por el público mexicano fue el español Sergio Aragonés. La presencia del autor de Groo the Wanderer fue bastante especial por dos motivos: el primero fue a presentación del libro Sergio Antes de Aragonés, escrito por Luis Gantus, quien también formó parte de la ponencia; y el segundo fue el pasado en México del propio Aragonés. Desde el Teatro Metropolitano o en la pantalla gigante de la explanada, la charla entre Aragonés y Gantus paso de emotiva a personal, con anécdotas, vivencias y ese siempre horrible sentimiento de un talento que no pudo brillar en México, pero que lo hizo en Estados Unidos. Hasta el cierre de la conferencia, con todo y regalo de Sanborns, se prestó para recordar el pasado y dejar en claro el amor que Aragonés tiene para nuestro país.

Entre las filas, los tumultos de gente, la locura por Stan Lee y las increíbles conferencias, el evento estelar del sábado se dio con la alfombra roja de Spider-Man: Homecoming. Ni siquiera nosotros pudimos asistir al evento realizado dentro de Conque, en donde algunos afortunados pudieron ver en el mismo escenario al nuevo Spider-Man y al co-creador del mítico personaje tomándose una selfie. La explanada se convirtió en un ir y venir de gente buscando ver siquiera un poco de Tom Holland… cosa que nunca pasó, porque nunca iba a pasar.

Es precisamente durante la noche del sábado que pudimos comprobar la efectividad de la organización, donde el dialogo fue suficiente para calmar a miles de personas en su frenesí por estar cerca del nuevo Hombre Araña. René Franco, organizador de Conque, tomó el micrófono y convocó al orden, explicó la situación y reconoció el esfuerzo de los asistentes por ver al actor, pero también les develó que eso sería imposible. Cuando todo se calmó, la buena vibra -que nunca se fue- se materializó de manera más explícita y todo el mundo disfrutó de la conferencia en la pantalla gigante, con un poco del rocío de la lluvia, pero contentos por compartir el mismo aire que el nuevo ídolo marvelita.

El domingo la situación fue un tanto similar. De nueva cuenta amanecimos con la sorpresa de tener boletos agotados para el último día, (40,000 asistentes solo para sábado y domingo) aunque con una mayor fluidez de personas para el cierre. Desde temprano los asistentes tomaron un lugar en la fila para la presentación especial de Stan Lee, mientras algunos corrían a las últimas firmas de sus artistas en el piso de exhibición, así como las compras finales para llevarse el recuerdo de la convención. En la explanada seguía el nerviosismo, pues la última sesión de autógrafos y foto con Stan Lee se iba a llevar a cabo.

Llegó el momento de entrar al teatro y los tres niveles del mismo estaban ocupados con fanáticos de Marvel, y uno que otro que osaba gritar “Superman” o “Batman”. La prensa se preparaba para las fotos y la nota, mientras que los organizadores corrían -literalmente- del escenario a las gradas para afinar detalles. El tiempo se consumía y optaron por repetir en la pantalla la conferencia de Marvel México, lo que sirvió de antesala para algunos y alargo la espera para otros tantos. De repente, la pantalla se apagó y René Franco presentó a Stan Lee al Teatro Metropolitano.

Siendo Spider-Man el superhéroe más popular de México la mayor parte de las preguntas del público a Stan giraron entornó al personaje, su inspiración y su origen. Algunos más lo cuestionaron sobre los actores del Marvel Cinematic Universe y otro le pidió a “The Man” que viviera tanto como The Watcher. Todo el mundo miraba con sorpresa a Stan, gritaba para tener la oportunidad de preguntar y aplaudía cada respuesta del escritor. En tiempos difíciles los héroes surgen, y para México es una época complicada; gracias a uno de los asistentes Stan Lee reveló que se encuentra trabajando en un superhéroe latino, que no solo llegará a los cómics, sino que también lo hará en forma de película.

A pesar de la presencia estelar de Stan Lee, quien terminó por robarse el show fue Humberto Ramos. El dibujante de Marvel aprovechó la ocasión para pedir la mano de su novia, frente a un Teatro Metropolitano a reventar y ante la presencia del co-creador de Spider-Man. Luego de una conmovedora propuesta, Stan cerró su participación con el clásico grito de ¡Excelsior! Ante la solicitud de calma por parte de los organizadores, los que asistimos al teatro nos quedamos dentro, mientras en la explanada el público logró despedirse de Stan Lee, quien se asomó durante algunos minutos en el balcón del Teatro Metropolitano. Un final inesperado, pero completamente emocionante para todo el mundo.

Tras la despedida de Lee el Centro de Congresos se fue vaciando poco a poco, las conferencias restantes siguieron una línea similar en cuanto a la experiencia de los artistas y las preguntas del público, pero era notorio el final del evento. Los torneos en el área de eSports encontraron a sus campeones, algunos stands comenzaban a guardarse para el siguiente año y las últimas compras se realizaban en las diversas tiendas, así como las fotos finales.

La última conferencia en el Teatro Metropolitano tuvo un sabor distinto, y aunque ya se había hablado del talento mexicano y algunos artistas nacionales, fueron los héroes que nacieron en México quienes dieron cierre a Conque. Kaliman, El Chapulín Colorado y El Santo, los protagonistas del acto final, quienes además emocionaron a los asistentes con el futuro que todo ellos tienen en cine, televisión radio y, por supuesto, en la historieta. Luis Gantus los presentó como personajes más populares que Batman, Superman y hasta Spider-Man, en México… y parte de Latinoamérica, lo que deja en claro la importancia de cerrar el evento con ellos.

Durante la conferencia pudimos conocer parte del pasado, presente y futuro de estos superhéroes, quienes buscan integrarse al Siglo XXI de la misma forma que Marvel y DC, pero con el apoyo de los mexicanos. Sin dar muchos detalles, sabemos que todos regresarán al cómic con artistas nacionales, de la misma forma lo harán en el cine y la televisión, tanto en cintas animadas como el Chapulín Colorado, como con actores de carne y hueso en el caso de Kaliman y El Santo. Poniendo el tema sobre la mesa, El Hijo del Santo mencionó estar interesado en un crossover entre los tres personajes, situación que parece haber surgido del momento, pero que causo mucha alegría entre los asistentes.

Así terminó Conque 2017, prometiendo volver el siguiente año en prácticamente las mismas fechas y teniendo de nueva cuenta a la ciudad de Querétaro como principal protagonista. Claro, hay mucho por mejorar en Conque, pero de nueva cuenta hay que hacer hincapié en que hubo muchos más aciertos que errores. Y pocas veces se puede decir eso de un evento realizado en nuestro país. Lo más rescatable es que existe un parámetro a tomar en cuenta en el futuro y no una larga lista de fracasos a los que parece que no se les aprende nada.

Hoy lo único que podemos preguntarnos es: ¿Qué van a hacer para superar la presencia de Stan Lee y Tom Holland, como invitados estelares, en Conque? Nuestras apuestas las pensamos desde que estábamos en Conque: Lucas, Toriyama, Miyamoto y Kojima.